En nuestra actualidad existe una gran diversidad de productos que sus componentes químicos son procesados para la creación de distintos microorganismos bacterianos. Como son los hongos y organismos parasitarios que segregan un mal olor, apariciones de manchas que pueden ser perjudiciales para la salud de la persona de quien haga uso de esta.

Así pues, este aditivo antibacteriano se han empleado con más frecuencia, en productos gracias a las ventajas que brindan y a su efectividad desde su fabricación, siendo el elemento principal e importante; para la eliminación y prevención de microorganismos antes mencionados, asegurando su calidad y extensión vida.

¿Cuáles son los productos que contienen estos aditivos antibacterianos?

Con lo anteriormente mencionado, surge la pregunta que nos ataña y es ¿cuáles son los productos que se pueden añadir? Pues, aunque no creamos que estos aditivos son exclusivos para los medicamentos y productos para el tratamiento en la piel, la verdadera realidad es; se encuentra en la mayoría o en casi cualquier producto que podemos comprar para uso externo.

Esto es debido a que las características que presentan estos aditivos, son positivas (saludables) al introducirlos en las diversas superficies como puede ser; el plástico, cerámicas, papel o bien para pinturas que requieran. Cabe destacar que estos aditivos usados como complementos, son a gusto y necesidad que tenga la persona que pretenda usarlo para un fin específico. 

Es buscado con esta característica, ya que los aditivos antibacterianos funcionan como un protector que alarga la vida útil en las superficies que son aplicadas. Esto garantiza la durabilidad y la calidad del producto que se esta impregnando con estos aditivos, dando un incremento en la eficiencia, siendo con mas frecuencia agregados en los productos para el aseo personal y productos aplicables para la piel, rostro y cabellera.

A fin de usar estos compuestos con capacidad de inhibir y mitigar el crecimiento de distintas bacterias en la superficie, contribuye la prevención de contraer infecciones y a la eliminación de agentes bacteriológicos.

Descripciones de los Aditivos antibacterianos

Estos componentes se pueden categorizar en dos tipos, dependiendo de sus acciones que efectúan antes agentes bacteriológicos; sean bacteriostáticos y bactericidas.

Estos componentes antibacterianos o bacteriostáticos, son los que mitigan e impiden el crecimiento de las bacterias mientras que los agentes bactericidas, tienen la función de eliminar a las bacterias.

Acciones de los Aditivos antibacterianos

Pasemos a conocer las diversas acciones que pueden ejecutar los aditivos ante la presencia de las bacterias, puesto que en sus paredes celulares cuentan con una membrana que es permeable y así puedan tener un rápido acceso a al interior de la bacteria.

Atacando su cadena genética (ADN), dañando su estructura molecular o sobre los ribosomas (es un complejo supramolecular de ácido ribonucleico basado en proteínas ribosómicas, esto viene siendo el código genético que se basa en el ARN a una secuencia de aminoácidos.) para que sean incapaces que las proteínas se sinteticen y mantenerse con vida.

Estos agentes aditivos antibacterianos pueden componerse de los organismos orgánicos e inorgánicos, así pues, estos son fabricados a base de materiales inorgánicos en bases de plata o de cobre. De esta forma aprovechando las propiedades antimicrobianas que alargan su durabilidad.

A diferencia de los agentes antimicrobianos orgánicos, siendo a base de alcoholes, tiende a contar con mayor duración y aportando eficacia antimicrobiana durante mucho más tiempo, aumentando su efectividad.

Los componentes antimicrobianos que ayudan la conservación de los alimentos

Es uso de esta tecnología no se limita a los productos de higiene o componentes plásticos para actividades industriales o esterilizar zonas. Para los alimentos se desarrollan agentes antimicrobianos naturales que se encuentras compuestos con la capacidad de inhibir los crecimientos de los microorganismos descomponedores que, pueden dañar o infectar los alimentos, siendo estos denominados como; virus, bacterias y hasta hongos.

De esta forma, las metodologías clásicas para la conservación de los alimentos empleando las técnicas de tratamientos térmicos, se refuerzan con la asistencia de las nuevas tecnologías emergentes para aumentar los niveles de calidad y sanidad.

En el uso de los compuestos naturales antimicrobianos que provienen de origen natural, son una alternativa equilibrada y saludable para ofrecer a los consumidores alimentos más sanos y seguros para el consumo humano que no ocasionen efectos adversos a futuro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *