¿Ha experimentado alguna vez una repentina ráfaga de calor primaveral seguida de una repentina ráfaga de aire frío? Si es así, no es el único. Los propietarios de viviendas experimentan este fenómeno todo el tiempo, pero a menudo no saben cuál es la causa o cómo evitar que se repita. Las fugas en su casa son como estas ráfagas repentinas de aire frío: aparecen y desaparecen en momentos aleatorios, lo que hace que sean difíciles de detectar. Afortunadamente, hay algunas cosas sencillas que puede hacer para mantener su casa más segura a largo plazo. He aquí cinco consejos clave para ayudar a reparar tuberías sin obras:

Revise todos sus grifos y tuberías

Las fugas se producen con mayor frecuencia en las juntas de los grifos y las tuberías. Localiza cualquiera de estas juntas y calafatea inmediatamente. Una simple gota de silicona arreglará estas fugas, y durará años. Las juntas de los grifos son especialmente vulnerables a las inclemencias del tiempo, por lo que son una fuente común de fugas. Encuentre cualquiera de estas juntas y calafatee inmediatamente. Una simple gota de silicona arreglará estas fugas, y durará años. Las juntas de los grifos son especialmente vulnerables a la intemperie, por lo que son una fuente común de fugas.

Ten cuidado al encender la calefacción o un ventilador

Al igual que las tuberías y los grifos, los sistemas de calefacción y refrigeración también son susceptibles de sufrir fugas. El aire interior puede ser a menudo más caliente o más frío que el aire exterior, y eso puede causar problemas con los sistemas de calefacción y refrigeración. Si el aire está demasiado caliente o demasiado frío, puede ser un signo de fuga. Si lo notas, puedes probar a bajar el termostato unos grados. Si no funciona, puedes probar a cerrar una de las rejillas de ventilación o incluso cubrirla con un plástico para atrapar el calor en su interior.

Instale burletes y calafatee

El agua es un recurso muy valioso, sobre todo en las regiones donde escasea. Sin embargo, ahorrar agua no tiene por qué significar perderla. Si tienes una fuga, puedes utilizar el agua que se escapa de la casa para llenar un cubo y mantener tus plantas hidratadas. Esta es una buena manera de evitar que tus plantas se mueran. También es una buena manera de utilizar el agua sobrante: intenta no dejarla sin usar en un cubo o recipiente de plástico. Si no necesitas el agua extra, puedes venderla o donarla a una organización comunitaria.

Añade una capa de aislamiento

El aislamiento no es la panacea para las goteras de tu casa. Sin embargo, puede reducir significativamente el riesgo de tener un tejado con goteras. Si desea reducir el riesgo de fugas en el tejado, considere la posibilidad de añadir una capa de aislamiento de poliuretano con respaldo de corcho. El poliuretano con soporte de corcho es una gran opción, ya que es eficiente desde el punto de vista energético y muy duradero. Está hecho de poliuretano y corcho, por lo que es respetuoso con el medio ambiente y fácil de instalar (no requiere clavos).

Usa un deshumidificador para secar las manchas de humedad

Los deshumidificadores funcionan aspirando el agua del aire y condensándola en un líquido. Es una gran manera de reducir el riesgo de fugas en el tejado debido a la condensación en el mismo. Cuando el agua se filtra lentamente por el tejado y se acumula en forma de condensación, puede provocar fugas en el tejado. Puede evitarlo utilizando un deshumidificador. Puede utilizarse para aspirar el agua del interior de su casa y descargarla en el exterior, lo que ayuda a reducir la condensación en el tejado.

Conclusión

Las fugas en su casa son un fenómeno común y frustrante. Por suerte, las claves para identificar y arreglar las fugas son sencillas. Mantenga limpias las tuberías y los grifos, compruebe los sistemas de calefacción y refrigeración, y añada una capa aislante al tejado. Si encuentra una fuga en cualquiera de estas áreas, repárela inmediatamente, ya que podría ser aún más peligroso que pasara desapercibida. Una vez que haya encontrado el origen de la fuga, puede obtener aún más seguridad para la vida utilizando el agua que se escapa como fuente de riego.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *