Desde que el ser humano ha existido, ha llegado con él la capacidad de dudar, y ésta se ha vuelto costumbre desde tiempos inmemoriales.

Es lo más común que cuestionemos lo que nos rodea, sobre todo cuando nos vemos afectados emocionalmente, ya que tenemos miedo de que jueguen con nuestros sentimientos y nuestra buena intención.

Desde hace muchos años, también, hemos conocido personas que tienen ciertos dones, que le dan un poco de calma a nuestras ansias generadas por la incertidumbre.

Gracias a la videncia podemos comprobar ante qué tipo de situaciones es posible que nos encontremos en un futuro, y qué clase de circunstancias estamos fallando en ver actualmente.

Si nuestra pareja no está siendo sincera con nosotros, nos miente, engaña u oculta información que sería relevante para el futuro de la relación, una consulta con algún vidente podrá guiarnos para descubrirlo.

No te preocupes si no cuentas con los recursos para realizar una consulta profesional

Entendemos que no todos contamos con el capital monetario necesario para poder acudir a la ayuda de un experto en la materia, y recalcamos siempre, que es mejor no hacerlo si no es con alguien experimentado.

Aquellos novatos, principiantes, o incluso estafadores, que se aprovechan de la necesidad de las personas, suelen ofrecer sus servicios a costos menos elevados, pero, al final sería la pérdida total de nuestro dinero, ya que carecen de eficacia.

Algunos de los profesionales, incuso, pueden llegar a compartir algunos hechizos que podemos realizar desde nuestros hogares, para lograr esclarecer nuestras dudas de forma personal.

Gracias a ellos tenemos, en esta ocasión, el ritual perfecto para conseguir descubrir la respuesta a la interrogante de si nuestra pareja tiene sentimientos genuinos de amor por nosotros, o si por el contrario, tan solo está fingiendo.

Toma nota de los ingredientes que vas a necesitar para realizar el hechizo

Estos ingredientes son sencillos, es importante asegurarnos de tener cada uno de ellos al iniciar el ritual, ya que todos son partes importantes de un todo.

Si de pronto a la mitad del hechizo nos percatamos de que nos falta alguno, perderemos toda esa concentración de energía y materiales en vano.

Necesitarás un incienso de cereza, una hoja de color rojo, un bolígrafo negro, un alfiler, un vaso plano y un vaso mediano, tres cucharadas grandes de azúcar morena, tres cucharadas pequeñas de sal marina, y nueve gotas de aceite de oliva.

Asegúrate de seguir al pie de la letra estos sencillos pasos

Lo primero que debemos hacer es preparar el ambiente, encendiendo el incienso y dándole nuestro agradecimiento a las fuerzas del universo por permitirnos realizar este hechizo.

Luego, vamos a escribir el nombre y apellidos de aquella persona que nos tiene dudando, y doblaremos el folio tres veces, dejando siempre el nombre en la parte interior.

En uno de las caras, dibujaremos el contorno del ojo humano.

Ahora, viene un paso con el que debemos tener mucho cuidado, y es que vamos a utilizar el alfiler para pincharnos, solo un poco, el dedo corazón, siempre de la mano izquierda.

Esa pequeña gota de sangre que obtendremos, la vamos a depositar dentro del ojo dibujado, para que sea su iris.

Esa hoja debe reposar sobre el plato, con el ojo en dirección hacia nosotros siempre, y encima de él colocaremos el vaso, que llenaremos con agua embotellada.

Luego, le vamos a añadir las tres cucharadas de azúcar morena, seguidas de las tres cucharaditas de sal, y removeremos en el sentido contrario a las agujas, completando un total de tres vueltas.

Finalmente, el elemento clave, debemos añadir poco a poco las nueve gotas de aceite en el vaso.

Debemos prestar especial cuidado, ya que si añadimos más de lo necesario, no será efectivo.

Cuando se consuma por completo el incienso, vamos a esparcir sus cenizas alrededor del vaso, y llevaremos todo lo ritualizado a la parte de debajo de nuestra cama, y nos iremos a dormir con normalidad.

El vaso nos indicará la respuesta que tanto anhelamos a la mañana siguiente

Si el aceite se reunió en el centro del vaso, juntándose por completo, eso significa que la persona te ama de verdad.

Si el aceite se dispersa, está en los bordes, y no conecta entre sí, eso quiere decir que la persona no te quiere.

Toma en cuenta que mientras el aceite más se acerque al centro, más te quiere, es posible que en ocasiones no llega todo el aceite, pero en cierta medida sí se ha reunido.

En ese caso, aún hay esperanza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *